La palabra YOGA proviene del sánscrito y significa unión de cuerpo, mente y espíritu a través de diversas disciplinas.

El Yoga nace hace más de tres mil años y tiene sus orígenes filosóficos en los vedas, unos textos sagrados de la cultura Hindú y en los Yoga Sutras de Patanjali, doctrinas que cubren los aspectos de la vida y que recopilan el conocimiento que tenemos sobre el yoga moderno.

Está basado en la observación e imitación de la naturaleza, buscando volverse unidad con ella, de ahí proceden los nombres de sus posturas, la montaña, el árbol, el perro, el saltamontes, etc.

El yoga no está ligado a ninguna religión, los textos sagrados indican que su objetivo es calmar y eliminar las perturbaciones de la mente, y la armonía con uno mismo y su entorno, por lo tanto se define como una filosofía de vida que alberga distintas técnicas para lograr que la persona encuentre el equilibrio físico, mental y emocional.

Hay muchos tipos de Yoga, el más conocido y practicado en Europa occidental es el Hatha yoga, y de sus bases derivan otros muchos tipos de yoga, como Anusara, Iyengar, Power, Sivananda y Ashtanga entre otros.

Las técnicas que se utilizan en el Yoga:

Asanas: son las posturas, para fortalecer y flexibilizar el cuerpo, los músculos y articulaciones, manteniendo el buen funcionamiento de todos los órganos y sistemas del cuerpo (linfático, circulatorio, endocrino…).

Pranayamas: “prana” es la energía vital, “ayama” control o dominio, pranayama son las técnicas de respiración para el control del prana, que regulan el estado mental, las emociones, la concentración y ayudan a desintoxicar al organismo.

Relajación: tras las posturas es necesario permitir que el cuerpo repose e integre los cambios.

Visualización: este tipo de técnica busca modificar el estado de conciencia creando pensamientos positivos.

Mantras: Son repeticiones de  palabras, sílabas o fonemas, generalmente en sánscrito, cuyo objetivo es llevar a la persona a un estado de concentración, y de calma. Ayudan a elevar la vibración. El mantra om es de los más conocidos y utilizados.

Mudras: gestos o posturas con las manos, cuyo objetivo es crear enlaces y conexiones energéticas por contacto con determinadas terminaciones nerviosas o ciertos meridianos de acupuntura, esto influye de manera positiva en el cuerpo y en la mente

Meditación: hay muchas formas de meditar, el objetivo es calmar la mente, y requiere una práctica regular.

Bandhas: en sanscrito significa retener, son llaves energéticas, consisten en mantener contraída un área específica del cuerpo, actuando a nivel orgánico, energético y mental influyendo en los nervios, vasos sanguíneos, órganos, nadis y chakras. Lo ideal es combinarlas con Mudras y Pranayamas. Su objetivo es retener el prana en ciertas áreas y redirigirlo al canal central, el sushumna (canal vibratorio alojado a lo largo de la columna por el que circula nuestra energía vital)

Alimentación: el auténtico yoga va ligado al vegetarianismo, por valores éticos y por higiene física y energética,  si bien en occidente puede ser más dificultoso realizar este tipo de dieta, por el ritmo de vida,  cada vez hay más personas que toman conciencia de la importancia de la alimentación para mantener un cuerpo y una mente sanos.

El HA-THA yoga

Es el más practicado y conocido a nivel occidental. De este yoga derivan otros estilos actuales.

Es un yoga físico, tiene el propósito de lograr un cuerpo fuerte y sano, y preparar al individuo para la meditación. Para ello utiliza las Asanas, los Pranayamas y la meditación.

“Ha” significa sol y “Tha” significa luna,  en nuestro cuerpo se encuentran estas dos fuerzas y el  Hatha yoga busca el equilibrio entre ellas.

“Ha” está ligado a la energía solar, al yang, al lado derecho del cuerpo que representa la energía masculina en nosotros y está relacionado con el nadi pingala.

“Tha” está ligado a la energía lunar, al yin, al lado izquierdo del cuerpo que representa la energía femenina en nosotros y está relacionado con el nadi ida.

Los nadis son cales energéticos en el cuerpo, cuya misión es conducir el prana o energía vital.

El Hatha yoga busca equilibrar estas dos partes para conseguir que el cuerpo y la mente funcionen de una manera armoniosa.

Beneficios del Yoga

Aporta múltiples beneficios, como una mejora de la salud, desintoxicación y fortalecimiento del cuerpo, equilibrio emocional y paz interior.

En una clase de yoga se trabajan todos los movimientos de la columna vertebral, lo cual reeduca la postura y trabaja sobre el sistema nervioso revitalizándolo.

Las posturas trabajan mejorando y fortaleciendo el estado de los músculos, tendones, ligamentos y articulaciones.

Influye de manera positiva sobre los órganos internos y glándulas a través de distintos estiramientos y presiones suaves sostenidas.

En definitiva mejora todos los sistemas del cuerpo: circulatorio, músculo-esquelético, endocrino, digestivo, cardiovascular, respiratorio, inmunológico…etc.

Ayuda a desarrollar la concentración, la atención plena y la actitud presente. Puesto que es una filosofía de vida, sus efectos van más allá de las sesiones, proporcionando una mejora física y mental en la persona que lo realiza.

¿Con que frecuencia semanal se practica?

Las sesiones se pueden realizar diariamente, es una elección personal. Lo más recomendable es de dos a tres días por semana, que es suficiente para acumular beneficios. Es importante la práctica regular para que los cambios en cuerpo y mente se vayan integrando.

¿Qué es necesario para practicar?

Además de tu cuerpo y tu mente, necesitaras ropa cómoda, una mantita para la relajación y a ser posible la digestión hecha, ya que no es recomendable realizar las sesiones en proceso digestivo.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Apuntate para estar al día de las últimas novedades y actividades de Espacio Coral.

¡Tu subscripción se ha realizado con éxito!